¿Son de por sí las personas que bordan buena gente, detallistas y empáticas?
La primera vez que cogí una aguja tenía 9 años, estaba en 4º de E.G.B y en el colegio de monjas al que iba nos cambiaron una hora de matemáticas (asignatura que odiaba como no os lo podéis imaginar) por punto de cruz. Así que me adentré en el mundo del bordado con el mayor entusiasmo del mundo.

Mi idilio continúa a día de hoy, aunque pasados los años mis labores se resumen a algunos baberitos para hijxs de amigxs y pañitos de cocina. Pero el motivo por el que os cuento esta historia es que hace un tiempo leí la novela de Kate Jacobs, El club de los viernes, y aunque sus ocho protagonistas tejían, me conmovió el hecho de como todas ellas aprovechaban ese ratito tejiendo para arreglar el mundo, su mundo, juntas.

El pasado mes de octubre tuve la suerte de haber podido crear mi propio ‘club de los martes’, gracias a Minia de Variopinto y a todas las alumnas que han participado en el curso de bordado. Después de haber pasado muchas tardes con ellas puedo dar fe de que alguien que lleva a cabo una labor artesanal tan minuciosa, llena de detalles, color, calidez y mimo, tiene que ser de por sí buena gente. A todas ellas quiero aprovechar para agradecerles su buena energía, su apoyo a Enou, su cariño y sus visitas.

Frutos de ese primer curso de bordado han sido un montón de alegrías, emociones, desahogos, nuevas colaboraciones e incluso nuevos proyectos. Gracias a Nieves, una de las alumnas, conocí a su amiga Laura de Le Casse Tête, hoy sus pendientes son top ventas en Enou. Y Sara, que esta semana ha hecho que se me cayeran lágrimas de emoción con una preciosa nota que me escribió en la que me presentaba su nuevo proyecto, Cacahué. Con un talentazo de la leche, creativa y con una sensibilidad especial por los detalles y la composición, estoy segura de que va a tener mucho éxito.

Sentir de cerca el talento y el cariño de Eva; las ganas, el tesón y la dedicación de Nuria; la pasión de Bego; el entusiasmo y la alegría de Lucía; los valores de Sabela y la experiencia de Elvira, son pura motivación. ¡Gracias a todas!

#regalosqueneamoran @evrofe @cacahue_